Visita a la fábrica de Warwick, parte 4 (Showroom)

El día iba llegando a su fin, pero aún tuvimos tiempo de ver muchísimo material en el showroom y las oficinas.

img_1543

El bajo que sostiene Florence Wilfer es una edición especial del 30 Aniversario que recrea el color exacto (hasta los cromados) de un Corvette de los 60.

Una de las más recientes novedades de Warwick es la creación de un completo Showroom donde se pueden ver y probar muchos de los modelos que hacen. También hay una selección de instrumentos Custom Shop que ejemplifican de lo que son capaces a la hora de aceptar encargos: desde bajos de 8, 10 ó 12 cuerdas hasta los acabados más atrevidos con areógrafo, combinaciones alternativas de pastillas y previos, puentes flotantes, inalys personalizados y ediciones limitadas.

En la zona lounge pudimos ver una serie de instrumentos míticos y raros, desde bajos que han sido usados por bajistas del nombre de John Entwistle y otros, hasta creaciones extravagantes de dos mástiles e instrumentos históricos como el primer Nobby Meidel o algún otro prototipo que no llegó a ser producido como modelo. El Mobby Neidel fue el modelo que se presentó en la feria de Frankfurt en 1982 y que tuvo tanto éxito que hizo que Hans Peter Wilfer se decidiera a construir únicamente bajos desde entonces, y no guitarras.

Los prototipos que vimos no llegaron a la línea de producción, pero demuestran la dedicación de Warwick para crear el mejor bajo posible. Mientras que muchas marcas “tradicionales” no se mueven ni un milímetro a la hora de crear un instrumento del modo en que se hacían hace 40-50 años (con una legión de clientes que tampoco admitirían ningún cambio, mejora o perfeccionamiento), desde el principio Warwick tomó un camino radicalmente diferente como es el de crear el mejor bajo posible, usando para ello los avances tecnológicos más recientes y la precisión de una maquinaria que sencillamente antes no existía. De este modo, cuando compras un Warwick lo que te llevas es un bajo sencillamente perfecto hasta el último detalle (selección y secado de maderas, proceso de construcción, tolerancias, calidad de los herrajes y electrónica, y una ergonomía increíble). Y esto es así incluso con el modelo más económico y asequible que sale de la fábrica alemana, que es el Corvette $$ (que por cierto es un bajo realmente increíble para el precio que tiene).

Una sala dedicada a la fotografía permite capturar la belleza de todas estas creaciones para que los bajistas las puedan ver en la web de Warwick: www.warwick.de

En la zona de oficina había algunos prototipos como un bajo de 21 trastes, pastilla split y acabado pastel clásico, o un Rockbass conmemorativo del 30 aniversario con cuerpo en forma de W. También probamos el nuevo Warwick Rockbass series de 5 cuerdas en escala media de 32″, muy interesante.

Nos gustaría destacar la cercanía de Hans Peter Wilfer, su mujer Florence, Jonas Hellborg, Marcus Spangler y todo el equipo de Warwick, que compartieron con nosotros dos días muy intensos. Para nosotros ha sido un honor poder conocer de primera mano el proceso de construcción y ponerle cara a las personas con las que hablamos habitualmente por email o teléfono. Muchas gracias a todo el equipo de Warwick y por supuesto a Backline Import (Albert y Gabi) por llevarnos al corazón de Sajonia y organizar esta mágica visita.

A la vuelta a Munich para tomar el avión de regreso nos encontramos con el Oktoberfest y una ciudad en ebullición por la que pudimos pasear un rato. El taxista que nos llevó al aeropuerto nos aseguró que entraríamos 7 personas y así fue, pero a costa de ir como en una lata de sardinas ;-) Incluso tuvo que parar  para hunchar las ruedas, en serio.

Ha sido un viaje fantástico y de nuevo agradecemos a Backline Import y Wawick haberlo hecho posible. Esperamos haber podido transmitir en este blog parte de lo que vimos allí. Tenemos un montón de bajos Warwick en la tienda, como sabes, pero después de haber visitado la fábrica ahora apreciamos incluso más todavía algunos de los aspectos de la construcción de estos instrumentos y que los separan de muchos otros bajos.

Esta es parte de la selección de bajos Warwick que tenemos en la tienda (a Octubre de 2012), sin contar los Rockbass Series, modelos repetidos en el almacén como el Corvette $$ u otros con forma diferente como el Star Bass II y el Reverso que están en otra zona en soportes adecuados.

Respond to this post