Visita a la fábrica de Warwick, parte 2 (Museo Framus)

Tras un breve descanso dejamos la fábrica y nos acercamos al centro de la localidad de Markneukirchen para visitar el magnífico Museo Framus

img_1935

Como habíamos comentado previamente, Fred Wilfer había creado la marca de instrumentos Framus en 1946 en la localidad de Erlangen, Alemania. En realidad lo que Fred Wilfer hizo inicialmente fue alojar a los luthiers que habían salido de la ciudad de Schönbach ya que las fuerzas aliadas tenían previsto desalojar la zona en aquella época y buscaban refugio en la parte Oeste. Fred se encargó de organizar el asentamiento de los luthiers y organizar su trabajo, creando el “Franconian Music Production Fred Wilfer Investment trust” (Framus es un acrónimo de este término) y allí mismo creó una primera fábrica donde los luthiers llegados de Schönbach podrían trabajar. Tras varias ampliaciones y traslados, Framus se instaló en la ciudad de Pretzfeld en 1966, contando con 300 trabajadores, lo cual la convertía en la factoría más grande europea de instrumentos musicales. Hacia finales de los 60 ya se había superado el millón de instrumentos producidos por una fábrica de este tipo, todo un record.

En esa misma localidad Framus creó una guardería musical y desarrolló un sistema de notación musical que permitía a los niños desde 3 años tocar música gracias a un sistema que combinaba solfeo y colores y que tuvo mucha aceptación. El propio Hans Peter Wilfer, hijo de Fred y fundador de Warwick, asistió como niño a dichas clases. Puedes verle en esta foto:

img_1933

Desgraciadamente, la competencia feroz de los instrumentos japoneses en la década de los 70 llevaron a Framus a la bancarota y la fábrica cerró sus puertas en 1975.

En 1995 Fred dona los derechos de Framus como marca a su hijo Hans Peter, quien empieza a producir las nuevas guitarras Framus en la factoría de Warwick en Markneukirchen, creando instrumentos únicos y personales que se basan en diseños clásicos pero que están construidos con la misma precisión y atención al detalle que los bajos Warwick.

La visita a este museo te traslada a unas décadas en las que se aprecia una frenética producción e innovación constante. Algunos de los diseños de entonces todavía hoy parecen transgresores. Destacan instrumentos como las guitarras hechas para Billy Lorento (Bill Lawrence), Bill Wyman (The Rolling Stones) y muchos otros. En la galería de fotos puedes ver el Star Bass original (ahora reeditado por Warwick), uno de los primeros bajos de 8 cuerdas (4 dobles), el contrabajo eléctrico Triumph (también reeditado por Warwick). Incluso había una guitarra Warwick de caja de 1982. Cuando Warwick nació en 1982, Hans Peter Wilfer llevó a la feria de Frankfurt varias guitarras y bajos. Vendió 25 bajos Nobby Meidel (sin pala y con cuerpo reducido) y ni una sola guitarra, lo cual marcó el futuro de Warwick como marca de bajos únicamente, ya que se demostró que el bajista está más abierto a innovaciones y novedades y que el guitarrista por lo general siempre preferirá una marca conocida y muy establecida.

En resumen, un auténtico placer poder visitar este museo que demuestra todo lo que hay detrás de Warwick. Pocas marcas de bajos de gama alta pueden hacer gala de semejante tradición familiar, y eso es algo que se nota cada vez que tocas un Wawrick. Además fue estupendo comprobar que la marca Framus sigue fuerte y que se va haciendo un hueco en el mundo de la guitarra de nuevo.

Respond to this post